Ya os hemos dicho en alguna ocasión que Race Cooper nos encanta por lo versátil que es y por el aguante que tiene. Sebastian Keys, con su cara de niño bueno y de no haber roto un plato, quiere hacerle fisting con su puño y también lamerle los pies. Todo un fetichista que acaba consiguiendo lo que se propone.
Continue reading