Entrevista a Jack Gunther

Jack Gunther (@jackguntherxxx) es todo un activista a favor de los derechos de los trabajadores del sexo y quiere colaborar para descriminalizar su situación en muchas partes del mundo. Pero no sólo nos ha hablado de temas serios, también nos ha contado cosas mucho más carnales, como las cosas que le ponen cachondo o el tipo de hombre que le gusta.

Nombre: Jack Gunther.

Profesión: actor porno, bailarín de barra y escort.

Edad y fecha de nacimiento: a veces 29 y a veces 30, nací un 16 de mayo.

Lugar de nacimiento: una granja que no pertenecía a ningún municipio, en Alabama, Estados Unidos.

Lugar de residencia actual: South Beach, Miami, Florida, Estados Unidos.

Medidas, las que quieras darnos: hombros 129 cms, pecho 109 cms, cintura 78 cms, culo/caderas 96 cms, polla 20 cms.

Orientación sexual: GAY.

Estado civil: divorciado (de un hombre) y ahora soltero.

Redes sociales:

Instagram: @jackguntherthebeachbum

Twitter: @jackguntherxxx

Tumblr: jackgunther

Web: www.jackgunther.com

Lugar preferido para follar: en la cocina, mientras me preparas el desayuno.

El mejor polvo que has echado: con mi primer novio cuando tenía 19 años. Era una zorra y quería sexo a cada rato, unas cuantas veces cada día. Durante la noche me despertaba metiéndose mi polla en su culo.

Rol que más te gusta: soy 100 % versátil.

¿Qué profesión te gustaría ejercer distinta a la tuya? Profesor de inglés en el extranjero.

Lo mejor de la industria para la que trabajas: que yo decido mis horarios.

Lo peor de la industria para la que trabajas: el descuido y la despreocupación de los agentes, directores y productores.

¿Cómo comenzaste a trabajar en esto? Mi amigo me retó a hacer una audición como gogó y conseguí el trabajo. Tenía 21 años, era un bar pequeño en Atlanta, Georgia, Estados Unidos, y allí conocí a mi primer marido, un hombre mucho mayor que yo. Así que dejé de bailar por un tiempo y por eso me mudé a una comuna nudista en Tennessee y allí aprendí a ser escort y a bailar pole dance (mi amigo y yo construimos una barra de pole dance casera en el granero). Finalmente, audicioné para ser un stripper en una sala mucho más grande y lujosa de Atlanta llamada Bliss. Conseguí el trabajo y empecé a salir con el cabeza de cartel, un contorsionista y traga espadas. Nos convertimos en la imagen del cartel de este club, haciendo duetos y recibiendo a clientes VIP juntos. Pero el local cerró abruptamente sólo dos años después para cambiar de propietario, por complicaciones internas desconocidas. El shock hizo que mi pareja cayera en una espiral de abuso de las drogas y comportamientos peligrosos. Tuvo un accidente, estuvo un año ingresado y perdió la memoria, incluso olvidándose de mí. Así que volví al primer local donde había trabajado con 21 años, pero se me hacía demasiado pequeño, estaba acostumbrado a una clientela más fina. Había allí otro club, Swinging Richards, donde los chicos eran musculados, masculinos y profesionales. Yo no era así. ¡Yo en ese momento era un bailarín alto, esbelto, con el pelo platino! Pero como sólo tenía dos opciones, cambié mi aspecto. Me dejé el vello del pecho largo y gané músculos en el gim, me afeité la cabeza y me dejé barba. M contrataron en mi quinta audición. A día de hoy sigue abierto, siendo un referente a nivel nacional, y cinco años después aún bailo allí a veces. Hace un año me mudé a Miami, donde firmé contrato con un agente de estrellas del porno, FabScout Entertainment. Así que desde entonces los productores me contratan para hacer escenas puntuales con algún actor y luego ellos la venden al estudio que esté interesado para venderlo bajo se sello.

¿Con quién te ha gustado más trabajar? Marco Lorenzo.

¿Con quién estás deseando trabajar? Armond Rizzo.

¿Qué publicación de ChulazosXXX te ha puesto cachondo? Me encantan los artículos de Chulazos Retro. Aunque hoy en día estamos diversificado los prototipos y acabando con los estereotipos de la masculinidad en el mejor porno moderno, aún sigue pareciendo monótono. Las cosas de antes tenían más estilo. Me gusta la publicación sobre Jean Claude Van Damme.

¿Qué parte de la otra persona te atrae más? Unas axilas con vello.

Parte de tu cuerpo que consideras irresistible: las piernas.

Prendas que te ponen a cien: los bikinis y las camisetas recortadas.

¿Has echado un polvo alguna vez con algún fan? Sí, pero no supe que era un fan hasta que acabamos.

¿Cuántos de tus amigos de Facebook han pasado por tu cama? ¿50? ¿100?

¿Alguna vez te han hecho una proposición indecente? Como escort recibo propuestas inusuales a diario. Quizás una de las más raras fue la de un cliente en Atlanta, Georgia, que me pidió que le llamara si tenía tos o la gripe. Su fetiche era acostarse con un chico que tosiera y por lo tanto contagiarse él también la gripe.

Un regalo que te gustaría recibir: un nutricionista y un entrenador personal por un año.

¿Cómo se te conquista? No teniendo sexo conmigo pero manteniendo el romanticismo durante un par de semanas.

¿Qué premios has recibido o cuales te gustaría recibir? Considero que cada trabajo es un premio en sí mismo. Por supuesto, el máximo galardón sería recibir el de pornstar del año en los GayVN o en los Hookies.

¿Algún fetiche especial que te ponga caliente? Siempre he querido mear dentro del culo de un chico, quizás después de habérmelo follado y haberme corrido, dejar mi polla dentro y mearle.

¿Qué no harías nunca por dinero? Sexo con drogas (no drogas).

¿Cómo es tu hombre ideal? Me gustan los chicos latinos con tatuajes y sonrisa dulce. ¡Y me gustan aún más si tienen vello y no hablan inglés! Oh, y si tienen un trabajo y apartamento propio, jajaja. ¿Un chico famoso que considere perfecto? Maluma. Si no lo puedo tener a él entonces me conformo con Gael García Bernal o Ricky Roman.

Si pudieras cambiar algo en el mundo ¿qué cambiarías? A Donald Trump.

Y para finalizar, dinos lo que quieras: quiero crear mi propia compañía o “casa” donde formar a jóvenes escorts sobre como tener carreras saludables; donde pueda crear porno que sea artístico y hermoso al mismo tiempo que erótico y lascivo; donde pueda cambiar los estereotipos de la masculinidad y los estándares de belleza masculina. Comenzando desde dentro, quiero transformar la industria en un lugar psicológicamente más seguro y más inclusivo. Al mismo tiempo, me gustaría defender la despenalización del trabajo sexual en Estados Unidos y en el mundo.

+ JACK GUNTHER EN ACCIÓN

Deja un comentario